Come y que te coma!


El placer de comer es parecido al de tener sexo, así lo siento yo. Siento como si fuera la cadena que nos lleva al orgasmo: mi cerebro produce dopamina (la hormona de la felicidad) en grandes cantidades que a su vez hace que se produzca mucha oxitocina y casi me hace llegar al orgasmo. Nuestros cuerpos son como un plato de comida exquisito, tenemos olores, sabores, texturas y vida propia. Una experiencia casi orgásmica. Un encuentro sexual es como un buffet de lujo. ¿Sabías que puedes alterar tus sabores y texturas genitales con lo que comes? Llevar una dieta sana y balanceada va a ayudar a que tus fluidos sean más ligeros, tengan mejor olor y sabor. Porque todo lo que ingerimos recorre todo tu cuerpo y se va convirtiendo en gasolina para cada función biológica que tenga cada órgano. Hay ciertos alimentos que ayudan mucho a la lubricación de la vagina y a mantener su pH balanceado. Todas las verduras y frutas que tengan alto contenido de vitaminas A, E y C te ayudan a tener mejor circulación, a lubricar mejor y a aumentan tu líbido. El ajo, antioxidante por excelencia ayudar a reducir todo tipo de infecciones. Todos los alimentos ricos en omega 3 (pescados), ayudan con la inflamación y también reduce los cólicos y el dolor menstrual. Para los chicos, hay frutas que ayudan a que el semen sepa mejor, como la piña, papaya y los cítricos. En general tener una dieta una dieta balanceada rica en verduras, frutas, cereales, sin alto consumo de azúcar y grasas saturadas, van a ayudar a que tu cuerpo tenga un olor suave y rico. El aroma es parte de la atracción natural entre parejas. Si la gente cree que los genitales no deben oler o saber a nada y cuando los prueba se da cuenta que sí tienen sabor, es lógico que piense que algo anda mal. Pero no es así. ¡Hay a quienes les gusta ese hedor! A cenarse hoy!!!

272 vistas