VAGINISMO



Quizás esta palabra para muchas es totalmente desconocida, para otras es un sufrimiento y muchas lo padecen pero no tienen idea de que se trata. La buena noticia es que tiene solución y no requiere de ningún tipo de operación, ni de medicamentos. Sólo requiere de ir a un especialista y ponerse manos a la obra. Entonces ¿de qué se trata esto del vaginismo? Es la contracción involuntaria del músculo pubococcígeo, el grupo de músculos que rodean la vagina. Esto impide la penetración, la introducción de un tampón y hasta impide de ir al ginecólogo para no tener que pasar por las pruebas comunes que te hacen, como la introducción del famoso pato que a todas nos incomoda pero a las mujeres que sufren de vaginismo, es imposible. Hay grados de vaginismo y distintas sensaciones, algunas pueden llegar a permitir la penetración pero con mucho dolor o ardor, esto hace que las relaciones sexuales no sean para nada placenteras e incluso las evitan. Es normal ¿a quien le va a gustar algo que duele y que te hace sentir muy incómoda? El vaginismo puede ser primario, que sucede desde la primera relación sexual o incluso antes, cuando intentaste ponerte un tampón antes de haber tenido relaciones. El secundario aparece después de años de haber podido tener relaciones sexuales normales y ocurre algo que desenlaza un vaginismo. No existen motivos exactos por los cuales pueda pasarte esto, al ser un problema psicológico no se han podido determinar causas específicas. Cada una tiene que trabajar el vaginismo de manera personal y con un profesional para poder superarlo. Hay muchos motivos psicológicos que pueden causar esto, por ejemplo; por traumas de abuso sexual, por cosas que te dijeron sobre el sexo de pequeña, por sentimiento de culpa al sentir placer, si tuviste una operación y eso te causó dolores pélvicos que provocaron un vaginismo y así hay muchas razones que causan esto. La cuestión está en no quedarse callada porque esto no se va a arreglar solo y puede comenzar a perjudicar tu relación y sobretodo es algo muy frustrante para ti. Hay métodos súper efectivos como usar los dilatadores que poco a poco te ayudaran a ir soltando los músculos, este es un trabajo totalmente personal. Hay terapias físicas que te ayudaran a lo mismo y con una ayuda psicológica para ir dejando atrás eso que te causó el vaginismo. Verás que tiene solución y en cuanto comiences a sentir que tu cuerpo va aceptando la penetración, tus ganas, tu ánimo, tu deseo sexual comenzará nuevamente a despertar y seguirás con tu vida normal. No eres una extraterrestre ni mucho menos, miles de mujeres sufren en silencio por vergüenza y miedo a ser criticadas y no comprendidas. Si piensas que algo anda mal, no esperes más, anímate y pon manos a la obra. Cuando se quiere se puede, solo que a veces no tenemos la información correcta para solucionarlo. INVERTIR EN TU SEXUALIDAD ES INVERTIR EN TU BIENESTAR!!! No lo olvides.

58 vistas